Colecciones: Manuscritos bíblicos

Durante su primera visita a Egipto en 1906, Charles Lang Freer recibió en oferta un pequeño grupo de manuscritos bíblicos. A pesar de desconocer en gran medida cuál era su significancia, Freer los adquirió. Sus instintos fueron buenos: había adquirido uno de los pergaminos griegos de manuscritos evangélicos más antiguos. En años posteriores, Freer obtuvo manuscritos adicionales en Egipto. Los textos están escritos en griego y cóptico, lengua utilizada en los pergaminos y papiros egipcios después del siglo III. Se encuentran dispuestos en forma de códex, con las hojas dobladas para asemejarse a las hojas de un libro moderno. En conjunto, estas obras componen una de las colecciones de manuscritos bíblicos más importantes que existen fuera de Europa. La colección también incluye una selección pequeña, aunque de gran calidad, de evangelios medievales armenios.

Browse artworks in this section »

This post is also available in: English 한국어 简体中文